Ribeira Sacra: Pasarela Rio Mao

 

La ruta la iniciamos en la parroquia de la Edrada y enseguida vemos el embalse del mismo nombre por el cual transcurrimos hasta PradoMao donde hicimos un descanso, allí unos vecinos del pueblo nos ofrecieron agua, vino de su propia cosecha y licores varios (éramos un grupo de más de 50 senderistas). Uno piensa que esto solo puede pasar en Galicia, tanta amabilidad al visitante.

Siguiendo con la ruta llegamos al lugar de la Miranda donde nos encontramos una típica tienda de pueblo que hace también de taberna. Miranda es un nombre propio femenino de origen latin que significa «Digno de ser admirado» pero lo único de ser admirado o por lo menos que llama la atención son las fotos de los calendarios de con el nombre de la tienda dejan a los  calendarios Pirelli sosos.

Despues de comer y un pequeño descanso nos encontramos con la Iglesia de San Mamede de Forcas

La restauración del retablo e imágenes de la Iglesia parroquial de San Mamede de Forcas, situada en la Ribeira Sacra ourensana, recibirá el Premio Francisco de Mouro, como reconocimiento a la importante actuación en el campo de patrimonio eclesiástico que allí se realizó.

Nos encontramos con una casa que su fachada era todo poesía.

Subiendo al Mirador

Y con el sol apretando fuerte, nos acercamos a un mirador en la Barxacova, donde se puede ver el impresionante Cañón del Sil, allí donde el rio Mao se une con el Sil.

La bajada al río Mao es relajada con grandes vistas  y con la sombre que ofrecen los árboles nos permiten disfrutar del momento y pronto nos encontramos con la pasarela, que es una senda de madera que transcurre por el cañón del río Mao  sobre pivotes de madera desafiando la gravedad.

La pasarela tiene unos 2 km lo que hace que se convierta en un paseo fácil y muy agradable. A l final de la misma llegamos a la Fábrica de la Luz.

La luz también tiene su historia: A Fábrica da Luz A Fábrica da Luz es una de las primeras infraestructuras hidroeléctricas construidas en Galicia. Llevándonos a principios del Siglo XX, entre los años 1914-1916, cuando se construyó “ A canle vella” para canalizar el agua procedente del Río Mao y descargarla en la conocida como A Fábrica da Luz. Convirtiéndose en un hito tecnológico, social y arquitectónico en la zona. La empresa que lo construyó se llamaba La Gallega, pasando posteriormente a ser propiedad de Unión Fenosa.

Actualmente existe un albergue y servicio de cafetería,  donde disfrutamos de una merecida cerveza o dos.

Consejo: La visita a la Fábrica de la Luz y el paseo por la pasarela de madera ya es una excursión que vale la pena, en total serían 4 km

Descibrir más  en:

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.