¿Por qué practicar Aikido?

Son muchos los motivos por los que podemos decidir practicar un  arte marcial, hacer una actividad física dirigida, defensa personal,  integrarse en un grupo o simplemente desconectar.

A la hora de decidir qué arte marcial podríamos realizar, lo normal es que utilicemos un criterio de proximidad ya que nos lo pone más fácil o que tengamos idealizada algún tipo de arte que nos gustaría practicar ya sea Kárate,  algún estilo de kung fu, taek kwondo etc.

Todas ellas nos prometen grandes cosas y la consecución de grandes logros con su práctica como crecimiento personal,  autorrealización o que no hay límite de edad para su práctica.

Aunque la teoría pudiera ser cierta, la verdad que la mayoría de estas artes están orientadas a la competición y esto implica que involuntariamente nos metamos en esa dinámica porque es la propia del grupo y la ilusión inicial puede acabar en una paulatina frustración  que nos acabe llevando a su abandono.

Aquí parte la grandeza del aikido, realmente creo que es la que de verdad se aproxima a todas las virtudes que tiene la práctica de un arte marcial y de  verdad es  la más idónea para iniciarse a cualquier edad por la  ausencia de competición.  Aikido es Budo , un camino personal donde sólo se compite con uno mismo,  esta disciplina no sólo es buena en un plano físico como la defensa personal  sino que también potencia  habilidades para enfrentarse al día a día que es la verdadera lucha,  en el trabajo,  estudios,  en las relaciones personales.

Sus técnicas se centran más  en el control del adversario  que en  aplicarle un daño irreparable, esto  implica un gran desarrollo técnico. La fuerza  tiene una menor  presencia que en otras artes, es el movimiento completo de nuestro cuerpo iniciado por nuestra cadera  coordinado con nuestra respiración el que consigue proyectar la energía suficiente para controlar al contrario.

La estética  marcial juega un papel importante ya que todo lo que se hace en una clase de alguna manera es Aikido, pero eso no implica que no sean distendidas  y se genere un buen ambiente.

Los grupos de practicantes de Aikido son muy homogéneos,  muy activos y ganas de progresar, esto implica que son  grupos muy duraderos y acaban convirtiéndose en una pequeña familia de amigos.

Ánimo!!!

Categorías Aikido

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.