Aikido o el yoga de combate

 

Yoga y Aikido comparten unos mismos objetivos: liberar la tensiones del cuerpo y un uso más eficiente de la energía.

 

De la misma manera que el Aikido lo practicamos en en el Dojo (un lugar de trabajo para el aprendizaje y la iluminación) también se puede considerar un Dojo la colchoneta de práctica de Yoga. En las dos disciplinas podríamos considerar que el dominio tanto de lás técnicas de aikido como el de las asanas determinan un fin en sí misno, pero a través del dominio de las técnicas de Aikido se pretende liberar a la persona de sentimientos como la furia, miedo, ansiedad …etc. El Aikido lo consigue siendo un arte no agresivo que pretende proteger tanto el atacante (si es posible) como el atacado. Estos mismos objetivos de liberar la mente de todo sentimiento de ansiedad, furia, miedo … son perseguidos por el Yoga.

 

El perfeccionamiento de una técnica de Aikido (a través de un sin fín de repeticiones) consiguiendo con ello liberar a la mente de como se realiza una técnica. Igual que en Yoga pretendemos relajar todos los músculos tambien en aikido debemos de ser capaces de relajar todos los músculos excepto los que se están utilizando.

 

Compartiendo tanto el Yoga como el Aikido no podemos pasar por alto su complementariedad y como el Yoga puede enriquecer a todos los niveles al Aikido
hasta considerar al Aikido como un Yoga de Combate
Categorías Aikido